CFC: Estos 344 días

27/12/2012
By

Eh. Hola a todos. Los que queden, claro.

El pasado día 19, tras un agotador trabajo final (que será enlazado a su debido tiempo, para que desaten sobre mi sus iras) terminé el Master de Periodismo que organizan la Universidad Autónoma de Madrid y el diario EL PAÍS (ya me he hecho tan a la casa que lo pongo en mayúsculas, como manda el sacrosanto Libro de Estilo, amén). En este tiempo, me han dado clase profesores de innegable talento, he visto – y sufrido – el corazón de la bestia por dentro y hasta me ha dado tiempo para garabatear algunas tontadas en el periódico fetén. Ha sido duro – ya me lo advirtieron – pero ha valido cada minuto.

Y como en casi todo lo que he hecho en esta vida, lo que más ha valido la pena es la gente que he conocido. No me extenderé sobre los profesores – al fin y al cabo, el año que viene estaré de último mono en el periódico y puede que los tenga como jefes – pero no puedo sino darles las gracias por tolerar mi afición a la prosa florida y mi amor por la procrastinación. Y luego están los compañeros. Ha sido un orgullo estar rodeado de gente tan capaz, inteligente y cabal, dedicada a su trabajo y tan llena de ganas de aprender. También he de darles las gracias por aguantar mi repelente-niño-vicentismo, por tolerar que me pusiese a cantar impromptu por los pasillos y por no matarme el día en que les perdí por una calle de Bruselas en medio de una nevada. Sois vosotros los que habéis hecho de esta experiencia algo tan importante. No lo olvidaré nunca. (Como tantas otras cosas.)

Ruina Imponente ha estado en hiato durante el master. No solo porque muchas veces no he tenido tiempo físico para actualizar, sino también porque ahora – seamos sinceros – he de tener algo más de cuidado con lo que escribo. Por si no queda claro, este blog expresa únicamente la – falta de – opinión de un servidor, que no tiene por qué coincidir (y muchas veces es diametralmente opuesta) con las de los lugares en los que espero trabajar a partir de ahora.

En todo caso, lo he pensado mucho. Incluso medité cerrar el blog (al menos me ahorraría en servidor) temeroso de que las opiniones que vertí en los días en los que era un vulgar telefonista-recepcionista (cuando no pensaba ni de lejos que vería un día mi nombre en letra impresa) me causasen algún problema con mis jefes del futuro. No serviría de nada. Queden mis anteriores artículos como prueba de que, a pesar de lo que le han dicho en televisión, señora, la gente cambia de idea con el tiempo.

Bueno, basta ya. A currar. Seguiremos informando.

One Response to CFC: Estos 344 días

  1. 28/12/2012 at 00:06

    Ya se te echaba de menos. Asi tendré algo de provecho que hacer en el curro.

    Vive dios que me place su regreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Archivos

Categorías

Gorjeos Imponentes